Móvil Android propiedad de OliverCG mostrando actualizaciones de software.

¿Actualizaciones de software? ¡Sí!

Seguro que a todos nos ha saltado en alguna ocasión una actualización de software. Sí, estoy hablando de esa notificación en algún lado que nos ofrece, en unos pocos clics, a actualizar nuestro sistema, programa, plataforma, etc ¿Qué es eso? ¿Debo actualizar siempre? Si funciona perfectamente, ¿para qué voy a actualizarlo? Hoy voy a intentar daros motivos por los que sí hacerlo, aunque te adelanto que no siempre es recomendable, y para esos casos realizaré otro artículo explicativo. ¡Allá vamos!

 

Un poco de historia

Según la Ley de Moore allá por el 1965:

El número de transistores por pulgada en los circuitos integrados se duplicaría cada 18 meses y esta tendencia continuaría al menos durante dos décadas.

Sin entrar mucho en detalles y aunque lo cierto es que esta ley esta llegando a su fin tal y como la conocemos hoy en día, sí que nos sirve para comprobar la veracidad de la misma y el avance de la tecnología. Esto ha hecho que ahora dispongamos de funcionalidades extra que hace tan solo unas décadas era impensable tener. Todo el mundo, en especial las nuevas generaciones, están hechas a ellas, pero apuesto a que eres capaz de imaginar algún avance que tus abuelos no tenían.

 

Beta constante

Y diréis, ¿por qué me has soltado eso? Pues muy simple. Cuanto más avance la tecnología, más avanza las funcionalidades añadidas y eso nos lleva a tener un software cada vez mas complejo y susceptible a “bugs” o fallos. Antes de que internet se convirtiera en algo “indispensable”, en algunos casos llegaba a ver solo una única versión de ese software durante años. Sin embargo, raro es el día que nuestro dispositivo móvil no actualiza alguna aplicación que tengamos instalada.

Como digo en el título de este apartado, casi parece que estemos en un testeo constante y que, de alguna forma, ese software nunca llegue a ser realmente robusto, fiable o incluso completo. Aunque esto no tiene por qué ser malo.

 

Seguridad

Este es el primer argumento en realidad para que mantengas todo tu software actualizado. Los voy a separar de los problemas en general ya que, bajo mi punto de vista, tienen una prioridad mas elevada que el resto. Quizás te hayas enterado de que un adolescente de 14 años descubrió como un bug en la aplicación de videollamada de Apple, Facetime, permitía ver y escuchar a la otra persona sin que esta descolgara. Por su parte, Apple ya ha emitido un comunicado diciendo que están en proceso de arreglarlo y han pedido disculpas públicamente. Pero, ¿qué pasara con los usuarios que no actualicen su software?

Hay muchos mas casos, como este otro en el que obtienen la clave de tu red WiFi o incluso datos sensibles al hackear la bombilla de tu casa. Las marcas involucradas ya se encuentran en proceso de mejorar el firmware y solventar estos bugs. Como podéis ver, la seguridad es un punto muy importante a tener en cuenta, pues no hace falta tener conocimientos muy amplios sobre informática para robarte información o espiarte.

 

Problemas en general

Y ahora los generales. Aquellos que no te permiten interactuar bien con el dispositivo. En el caso del Pocophone F1 un problema con la pantalla no te deja escribir con fluidez; los fallos con las notificaciones derivados de la tendencia a tener “notch” (ese bigote en la zona superior de las pantallas desde aquella salida del iPhone X); o cuando alguna aplicación o juego se cierra inesperadamente perdiendo todo el proceso hasta ese momento. Pueden llegar a ser realmente molestos y fáciles de solucionar mediante actualizaciones.

 

Rendimiento o funcionalidad extra

Quizás seas una de las personas que ansías un modo oscuro en tu móvil (se espera que llegue este año 2019), realizar mejores fotografías con tu móvil o disfrutar de tu juego de ordenador favorito a mayor calidad. Pues, aunque parezca mentira, todas estas funcionalidades pueden no requerir de un hardware diferente (es decir, componentes electrónicos nuevos) sino de una simple actualización de software (o de cómo las marcas nos dejan interactuar con los diferentes componentes a través de sus aplicaciones).

Android 9 (conocido como Android Pie) mejora la autonomía y la eficiencia entre otras cosas; AMD, una de las marcas mas punteras en cuanto a componentes gráficos, está actualizando su software para mejorar el rendimiento en juegos específicos, en algunos casos hasta casi el 20%; y, por último, el modo oscuro de las aplicaciones de tu smartphone hace que consuma menos batería, te moleste menos la luz en los ojos y, de paso, le da un toque diferente.

 

Todo esto como digo es aplicable a cualquier software que se tenga. Ya sea plataforma de WordPress (incluyendo sus plugins) como el sistema de tu smartTV.

 

Hasta aquí todos mis argumentos para que mantengas tus dispositivos actualizados. Como dije al principio, no todo son ventajas, pero eso lo dejaré para otro artículo posterior. ¿Y tu, que opinas? Estaré encantado de conocer tu opinión en los comentarios.